El dolor de plantar una iglesia

Lo que quiero proponerte en este libro, es ser tu entrenador personal y trabajar a través de cada reto (entendidos éstos, a partir de la imagen o metáfora del Dolor) que se nos presenta, cuando se está plantando una iglesia. Mi objetivo, lejos de desanimarte, es colaborar en la preparación para estos retos que enfrentaremos. He identificado, por lo menos, siete retos que nos producen dolor, cuando estamos en el proceso maravilloso de plantar una Iglesia.
Roger Hernandez El dolor de plantar una iglesia

"El Dolor de Plantar Una Iglesia": Plantar es Doloroso Pero No Tiene Que Ser Terminal

Pr. Roger Hernández | (Spanish Edition) Kindle

Se han escrito muchos libros acerca de cómo plantar iglesias y debo admitir que éstos han estado más enfocados en el proceso de plantar, y menos, en los desafíos del plantador. Mi búsqueda incansable, enfocada en resultados, me produjo estrés y puso una presión innecesaria en mi matrimonio y en mi salud.

Lo que quiero proponerte en este libro, es ser tu entrenador personal y trabajar a través de cada reto (entendidos éstos, a partir de la imagen o metáfora del Dolor) que se nos presenta, cuando se está plantando una iglesia. Mi objetivo, lejos de desanimarte, es colaborar en la preparación para estos retos que enfrentaremos. He identificado, por lo menos, siete retos que nos producen dolor, cuando estamos en el proceso maravilloso de plantar una Iglesia:

  1. El dolor de ser líder
  2. El dolor de fracasar
  3. El dolor de las situaciones familiares
  4. El dolor de la inseguridad
  5. El dolor de ser criticado
  6. El dolor de predicar
  7. El dolor de servir

Mi deseo es que puedan plantarse miles de iglesias, que sean dirigidas de forma sustentable, con un crecimiento intencional. Es un asunto trascendental comenzar con un plantador de iglesias saludable. Puede que no seas perfecto, pero sé que puedes estar saludablemente mejor. ¡El gozo de ver una nueva iglesia nacer te espera!

Será como una mujer que sufre dolores de parto, pero cuando nace su hijo, su angustia se transforma en alegría, porque ha traído una nueva vida al mundo. (Juan 16: 21)

Leave a Reply